ZZ...“está garantizado que el contenido del blog planetazappa NO provocará condenación eterna en aquel lugar regentado por un tipo con cuernos y tridente"...ZZ

jueves, 23 de octubre de 2008

GUILLERMO SUEÑA CON ZAPPA

GUILLERMO SUEÑA CON ZAPPA
Este sueño lo tuve hace bastante, pero cuando lo iba a contar, no me acuerdo porqué andaba corto de tiempo.

Bueno, estoy en un boliche pequeño, un lugar de unas pocas mesas y un escenario.

Y ahí aparece a tocar una banda.

En seguida veo que Zappa entra a tocar con una banda formada por 7 u ocho músicos, entre los que reconozco a Keith Moon y a Steve Ray Vaughn.

Tocan un tema -ahora no recuerdo cuál- y cuando terminan le digo "Toquen Black Napkins"
Me sonríe sobrador y dice
"No. Ahora esa la toca Dweezil".
Y yo contesto "¿Pero no es que no hablabas castellano?"

Y me dice "Cuando estaba vivo no.
Pero ahora que estoy muerto y doy conciertos en los sueños de la gente puedo hablar en todos los idiomas que desee".

un abrazo
Guillermo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

guaU,increible,llegue a esto de casualidad y me dejo emocionada, es seguro que zappa esta dando conciertos en los sueños de la gente,seria algo muy propio de su persona hacer eso.

Susana dijo...

Yo también tuve un sueño reciente con Zappa, mi primero. Pero mucho menos romántico que el de Guillermo (Se me había olvidado contártelo, Carlos), va así: Estoy en una fiesta, en una casa muy grande, una hacienda, como las de grandes plantaciones gringas - pero sin esclavos. No conocía a nadie, en eso me topo con David Byrne, comenzamos a hablar y como hay mucha gente y mucho ruido, vamos a una habitación a hablar mejor. Pero... noto algo raro en el, cierra la puerta con llave, me incomoda un poco la situación y cuando se voltea, se quita la mascara de David Byrne y era Zappa, comienza a quitarse la ropa y a decir que quiere poseerme, yo trato de gritar pero estoy paralizada, Zappa lleno de lujuria se acerca a mi, por fin puedo desenredarme el nudo en la garganta... y al gritar, alguien tumba la puerta, es David Byrne, el verdadero, me agarra de la mano, salimos corriendo y luego yo me siento en un columpio a recuperar el aliento.