ZZ...“está garantizado que el contenido del blog planetazappa NO provocará condenación eterna en aquel lugar regentado por un tipo con cuernos y tridente"...ZZ

martes, 15 de junio de 2010

¿ZAPPA PLAY ZAPPA IN MÉXICO?


¿ZAPPA PLAY ZAPPA IN MÉXICO?
por Sebastián Molinero

Cuando Dweezil Zappa cuenta el setlist del concierto Zappa play Zappa en Mèxico.
Setlist:

1 Purple Lagoon
2 Stinkfoot
3 Inca Roads - Chris solo, DZ solo
4 Daddy Daddy Daddy - SEGUE
5 Lonely Little Girl -SEGUE
6 City Of Tiny Lights
7 Blessed Relief - Billy Solo
8 Mystery Roach - SEGUE
9 Florentine Pogen - SEGUE
10 Advance Romance - Jamie Slide Solo, Ben Harmonica
11 The Little House I Used To Live In - SEGUE
12 Latex Solar Beef -Willie to Drum SOLO to
13 Apostrophe - Pete Solo
14 The Blue Light
15 Pick Me I'm Clean
16 Big Swifty - Billy Solo, Jamie Solo, Scheila Solo
17 Keep It Greasey
18 Eat That Question - Chris Solo, Scheila Solo
19 Easy Meat - END Of Show

Encore:

20 Yellow Snow
21 Peaches En Regalia
22 Cosmik Debris - DZ Solo - End of show


Por lo que se ve mantienen una buena base de temas de la gira de dos años atrás, más o menos un 40%, no?

Que no sé la trascendencia de este hecho, pero bueno, se me ha pasado por la cabeza. Me gusta mucho más el enlace de Material que el de Kurt, lo que no significa que este último sea un acha, pero le falta la h, imprescindible.
Pues hombre, qué te voy a decir. La trascendencia del hecho nunca depende del hecho en sí. Por ejemplo, un holocausto nuclear no tendría trascendencia alguna ya que ningún ser humano sobreviviría a él, y no parece razonable pensar que las ratas o las cucarachas de nueva generación (las que han aniquilado a la coqueta cucaracha negra) lo llegaran a documentar. Esto es la teoría de la trascendencia del holocausto nuclear. Pero en realidad sí que tendría trascendencia, ya que junto a ratas y cucarachas aladas sobrevivirían un puñado de homínidos evolucionados y algún gato, perro, periquito, canario y tal vez hurón, resguardados en refugios. La hermandad natural de destino tendría lugar; ratas, cucarachas aladas y los elegidos.

No estoy del todo de acuerdo contigo. Es muy fácil hacer populismo de rebelde sin causa cuando lo que eres es una simple causa sin rebeldía. Eres simple azar y tu supuesta rebeldía puede desaparecer por el mismo azar genético que la impulsa. Un pelotazo en la cabeza, un par de capilares rotos en el lugar adecuado y te conviertes en el más reaccionario del planea, pajillero de los refugios antiatómicos y defensor de la aniquilación de la mezquindad. Te recuerdo que tras el holocausto todo volvería a la normalidad, o bien el Dios Creador regenera el destino o bien éste se autoconstruye en cuestión de un puñado de millones de años. Algo irrelevante en la temporalidad del Universo. Mamón.


No me toquéis las pelotas, sólo estaba divagando respecto a un dato sin importancia. Qué me importa si tocan un 40% o un 39% del repertorio de hace tres años. Mucho delirar sobre lo humano y lo divino y a la hora de la verdad ¿qué hay de interesante en lo que decís?
Hubo un negro en Orleans en 1916 que hizo lo que vosotros decís, pero con una guitarra de tres cuerdas. Se suicidó con la cuarta. Y dentro de poco los degollados de la historia saldrán y os darán vuestro merecido. ¿Qué creeis que son si no los dj's? La reencarnación de todos los degollados, la degolladura hecha carna, zombis postmodernos que atacán a la parte más débil, vuestros hijos. Cuando todos humanos movamos la cabeza al ritmo del tecno-harcore al amanecer se creará un efecto concatenado de pequeños vórtices espaciotemporales que paralizarán el avance del espaciotiempo en nuestro espaciotiempo creando un vacío gravitatorio del que sólo los degollaos del tecno hard-core podrán escapar a toda pastillá hacia arriba, p'allá hacia la estratosfera.
Y mientros esto está a la vuelta de la esquina vosotros, clinisguds de la existencia, os preocupáis por el holocausto nuclear. Holocausto neuronal, hacedme caso.


Ya está, ya salió el fagocitador de la entropía. Maldito pene erecto del 69. Te crees que cualquier tiempo pasado fue mejor simplemente porque no lo viviste o no lo recueras. Apechuga con la oruga de tu cerebro y no te escudes en su constante degullición de masa neuronal del recuerdo para buscar evasivas. Lo único cierto es que has dado importancia a un dato, el 40%, de un repertorio tocado por el hijo de un muerto que trata de resucitar, o peor aún, reencarnar, a alguien con quien comparte la misma base genética que el resto de mortales. Eso está bien, el techno harcore está mal. Tú decides las fronteras de la dignidad desde el prejuicio de lo digno. Tu dignidad se la lleva el viento como el recuerdo se lleva la esencia de las cosas. Hablas por no callar. Habas por no callar, como diría un castizo a régimen. El único holocausto neuronal que conozco es el que sufrieron los hijos de la revolución de las flores. Tan naturales, ellos han
elevado a la categoría de única verdad el sucedáneo.

Que yo recuerde estabamos hablando de Zappa.

No, no, perdona, aquí nadie está hablando de Zappa.
¿Quieres que te recuerde que aquí nadie habla de Zappa? ¿Quieres que te recuerde que aquí nadie está hablando, que llevas una hora tricotando teclas y nadie dice nada. Te preguntarás quién soy yo, o el otro mamón que me ataca con la parafernalia del dj. Soytu, tuotroyó y te preguntarás quien es el otro al que llamo mamon que me ataca con la parafernalia del dj, pues él es tuotroyodelateridad, lo mismo que yo para él, que también soy tuotroyodelalteridad, pero entre nosotros nos respetamos y nos tratamos como suotroyodelalteridad. El respeto que nos tenemos es lo único que nos diferencia de ti, que despreciándonos a ambos tratas de trascender como una convergencia casual de dos distancias equidistantes en el vacío de tu cerebro. Intentas compensarnos -según tu lógica social, cuando en realidad tratas de negarnos- con el principio de la equidad y relativizas la importancia del 40%. A nosotros, y ahora hablo por ambos, no nos importa el
porcentaje, nos importa la veracidad de tu indagación. Relativizar el porcentaje es prender fuego y tirar cal sobre nuestra propia dignidad. No te importa el porcentaje, ¿qué te importa, entonces?
La vida es simple estadística, la lógica matemática mucho más las leyes físicas son en esencia la imagen de esta estadística. Es un intento por poner coto al azar y tratar de vestir con un traje de noche llamado predicción el desnudo grotesco de la impotencia intelectual, también llamada soledad vital. Cualquier ruptura del orden natural supone una negación de la ciencia exacta y rompe la estadística. Ninguna ciencia tal y como hoy la entendemos puede ir más allá del presente, el futuro es pura estadística que, si se cumple, verifica nuestro modo de construir la imagen del mundo natural. Lo que en el sucede y que llamamos vida natural, entre la que te encuentras tú, trata de racionalizarse en base a la misma lógica, pero día a día la realidad la desmiente. El único principio inalterable es que todo llega a su fin, cómo lo hace es otra cosa, la ciencia lo explica porque la estadística lo ratifica, de lo contrario sería
inexplicable.
Inexplicable es por qué tuotroyodelalteridad no me ha callado la boca de una magna leche.

Pues saben que les digo a ustedesdelalteridad? Que les aste un buey. Que aquí también falta la h, y en este caso no es imprescindible sino necesario, para beneficio de vuestros anales.

Pues porque estoy tumbado en una hamaca mirando las estrellas y escuchando grillos cantar, o escorpiones, cuyo canto es difícil de diferenciar, si es que realmente cantan y no es una leyenda de la reserva indígena del mundo rural que trata de protegerse de la reserva patógena del mundo urbano con leyendas de escorpiones que cantan a la luz de la luna, que de lo contrario te partiría la cara.
Estoy tumbado y no le digo suotroyodelalteridad lo que hago y dejo que me hagan porque vendría a este otro lado del hemisferio cerebral del mamón del 40% y me tocaría compartir. Cosa que no me apetece en absoluto, pues ya que sueño en compañía prefiero evitar la equidad de géneros.
Por lo demás, voy a provocar un cortocircuito y que el engendro este se vaya a dormir ya de una vez, que buena falta le hace.