ZZ...“está garantizado que el contenido del blog planetazappa NO provocará condenación eterna en aquel lugar regentado por un tipo con cuernos y tridente"...ZZ

domingo, 28 de febrero de 2010

ZAPPA

Frank Zappa es para muchos músicos, aficionados y especialistas uno de los compositores norteamericanos más grandes del siglo XX.

No olvidemos que Estados Unidos es un país que ha desarrollado una forma novedosa de entender su música clásica. Entre sus principales figuras están Ives, Cowell, Cage o Varese, es verdad, pero también Gershwin, Ellington o Mingus. Y, claro, Zappa.


Pero, ¿qué hizo Zappa para estar tan bien considerado? Podríamos resumirlo en dos cosas: trabajar duro y tener una mente abierta, ambas prerrogativas imprescindibles del genio (o al menos como lo entendíamos antes). Trabajó duro porque fue un autodidacta integral. Él lo aprendió todo: a tocar, componer, arreglar, y previamente a escuchar y tener criterio. Nunca se le regaló nada. Nunca perteneció a ninguna generación ni tuvo ningún lobby intelectual o mediático de su lado. Él controlaba todo lo que hacía y sabía por qué (otra condición del genio, saber por qué se hacen las cosas).


Pero, además, Zappa fue el primero en concebir la música de un modo no restrictivo. La música de anuncios o el rock fronterizo podían coexistir en igualdad de condiciones con el jazz o la música contemporánea. No había música denostada y música culta en su libro. La música popular debía ser tratada con el mismo mimo que la música lírica o la sinfónica. Es más, para él era lo mismo, una actitud que revela lo mejor del carácter americano. Y esa actitud, esa curiosidad (también indispensable para que se dé la genialidad) le empujó por caminos que apenas nadie había transitado antes. Sus hallazgos no se limitaron a esa amplitud genérica sino que ésta le obligó a buscar soluciones inéditas, combinar formatos, reformular estilos. Y todo esto, a su vez, terminó por incidir en todas aquellas músicas de las que se había nutrido. Y aún hay otra cosa más, el espíritu lúdico que impregna su música. Un sentido del humor corrosivo y demoledor sólo visto antes en las repúblicas de opereta de los hermanos Marx. Su pieza King Kong, de 1968, es una de las más características de toda su obra y en especial de esa primera etapa suya tan anárquica y subversiva.


Ya en el siglo XXI, al que lamentablemente no llegó pues moriría en 1993, el legado de Zappa sigue más vivo que nunca. Y lo está, sobre todo, entre músicos jóvenes. ¿Qué les aporta el viejo maestro? Varias cosas. Que el rigor no tienen que buscarlo en las academias sino en las ideas. Y que la innovación no tiene porque estar reñida con la diversión. Otra prueba de la vigencia de Zappa la podemos encontrar en el hecho de que la popular enciclopedia virtual wikipedia le haya dedicado una subsección completa con el zappiano nombre de wiki jawaka.


Zappa, pues, existe. Y el Filthy Habits Ensemble está aquí para demostrárnoslo. Se trata de una formación radicada en Barcelona y que alinea en sus filas a músicos de diversa procedencia y generación. Todos ellos se embarcaron en este proyecto por una razón: el amor que le profesan a Zappa. Con ellos penetraremos en el mundo zappiano, algo para lo que se necesita audacia, libertad y un muy buen sentido el humor.


ARCO Y FLECHA:

www.arcoyflecha.com