ZZ...“está garantizado que el contenido del blog planetazappa NO provocará condenación eterna en aquel lugar regentado por un tipo con cuernos y tridente"...ZZ

viernes, 27 de marzo de 2009

"The Torture Never Stops"

"The Torture Never Stops"
Román García

A mí particularmente, "The Torture Never Stops" es una canción que me encanta. Cuando la oía en Zoot Allures se me hacía un poco pesada al principio, me llamaban la atención los gritos de la chica (¿Gail?) y tal, pero, conforme fui oyendo otras versiones, cada vez me fue gustando más, y me parece que sufrió una evolución alucinante. Y allá voy:
La versión primitiva es la de You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 4, cantada en 1975 por Captain Beefheart (vista así parece que la canción fuera escrita para él), y con un aire de blues estilo Howlin' Wolf muy interesante, pero que sin las aportaciones vocales del Capitán se haría monótono (mención especial al slide de Denny Walley).
Luego la versión de Zoot Allures, grabada en 1976, que, aunque por momentos se me hace un poco no sé, digamos, floja, estoy aprendiendo a apreciarla cada vez más. Ya están en ella todas las esencias, y el solo de guitarra sin trastes es genial. Para mi gusto supera a la de Beefheart (habría que escucharlo cantándola en esta versión evolucionada, pero lo que no puede ser, no puede ser), es más sugerente, más interesante, y en este caso la voz susurrada de Zappa resulta muy apropiada.
En la versión en CD de Zappa In New York aparece otra versión de finales de 1976, en la que el único añadido interesante es la sección de viento (con una flauta predominante), pero, aparte del solo (todos los solos de Zappa son interesantes), no creo que aporte demasiado.
Luego viene mi favorita, la versión en directo de 1978 que aparece en You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 1, con Adrian Belew armando ruido por el fondo, y un pedazo de solo de guitarra de Zappa de los que hacen historia. Una versión increíble, con todas las esencias de la canción llevadas a sus más altos niveles (por cierto, que "Rat Tomago", de Sheik Yerbouti, es otro solo extraído de "The Torture Never Stops" en esta misma época).
A partir de aquí, como en tantas otras ocasiones con Zappa, la canción degenera en otra cosa. El maestro deja de tomársela demasiado en serio y la copla se convierte en vehículo de algunos de esos homenajes a Dada que caracterizaban al bigotudo. Así, a partir de 1980 la tercera estrofa se convierte en un recitado al estilo de "The Dangerous Kitchen" y cosas así, cambiando completamente el sentido de la canción (se puede escuchar una versión de 1981 en As An Am, de la serie Beat The Boots). Dentro de esta línea, en The Man From Utopia podemos escuchar una improvisación "hablada/cantada" por Zappa en mitad de una "Tortura", "Jazz Discharge Party Hats".
En 1984 aparece la maravillosa versión de Thing-Fish, plenamente integrada en el argumento de la obra (y parte fundamental de él), con Ike Willis retomando el espíritu Beefheart a la hora de cantarla y el gran Napoleon haciendo de Príncipe Malo por enmedio (por cierto, que qué gran versión de "Evil Prince" que aparece en You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 4).
Y así llegamos a 1988, con la versión que podemos escuchar en The Best Band You Never Heard In Your Life, que inmediatamente se lleva el premio a la más estúpida. Otra vez empieza tan normal, con todo su ambiente siniestro y sus vientos ambientando, pero al llegar a la tercera estrofa, ¡hala!, todo a paseo, Ike se lanza a la versión disco, pero eso no es nada, porque enseguida cambia el registro y Ed Mann nos hace su famosa imitación de Bob Dylan sobre una base country falsa, que nos da paso ni más ni menos (hablando de "Tortura") que a... ¡Bonanza! Y por si eso fuera poco, reaparece "Lonesome Cowboy Burt", reconvertida en un homenaje a cualquier cosa que se le ocurriera a Zappa ese día (en este álbum trata sobre Jimmy Swaggart, hombre de Dios que pecó con una prostituta, aunque sólo metió la puntita, según su propia confesión, pero en You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 6, hay otra versión que trata sobre un biólogo marino que puso el nombre de Zappa a un pez), con citas a Laurie Anderson incluidas. Eso sí, cuando llega la hora de volver a la "Tortura" Zappa nos deleita con otro solo de esos que quitan el hipo. Por cierto que el sonido de la guitarra de Zappa en esta gira (la de 1988) me encanta.